lunes, 1 de abril de 2013

De.

De esas noches de dormir mal y putear a los felinos. Sin poder encontrar la temperatura justa. Pegada a su cuerpo, ardía. Dos centímetros de separación y mi temperatura superficial equivalía a la del Ártico.

          Dando vueltas.
          Despertándolo casi a propósito

          Necesitándolo (sin querer).

Sorbiendo su calor. Yo, Vampira.

               Derramando mis penas, ancianitas ellas.
                                                  Una pesadilla donde nunca tengo

                                      el pasaje correcto para el avión indicado

                                                                o la valija bien preparada, con lo justo para abrigarme.

                                         Luego de un paseo por manga aeroportuaria

                                                        desembarco en Siberia

                                                                con la bikini y el saquito de crochet.


El duende se me ríe en la cara

                                           (quiero creer que es feliz conmigo)

                             dice "qué tierna que sos, conchuda"

                                            (porque le escribí ternuras en el torso y se las borré con la boca)

Me envuelve,


                   y creo que está vez, se ríen conmigo, no de mí.





EvaLilith
2013

                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada