martes, 5 de julio de 2011

Drowned, de Tim Minchin



Ya sabés lo que va a pasar. Ahora, actuá sorprendida. El devenir de los acontecimientos es uno. Por más que haya miles de universos posibles, miles de derivaciones de una misma decisión, miles de resultados... mi consciencia está en este universo, en este ahora.
La previsibilidad de ciertos sucesos, por su repetición, por norma, o por patrón personal, no aniquila la esperanza de que alguna vez algo fuera de esto esperado suceda.
Saber lo que va a pasar no quita que a veces nos apeguemos a la esperanza de que por una vez suceda la excepción. Y que luego la excepción se vuelva regla.
Pero las excepciones son eso: excepciones. Mejor tomarlas como tales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada