lunes, 17 de octubre de 2011

Haciendo alquimia en la cocina de casa, haciendo alquimia en la cocina de mi mente. Suficiente nigredo para mí, es hora de buscar los colores. Tengo todo el tiempo del mundo, morir intentándolo es mejor que haberme quedado siempre quieta.
Aunque le dé vueltas a las mismas cosas, aunque sienta siempre que no tengo TIEMPOOO (sí, aullando como Ian) porque la parca está detrás y por ahí me viene a segar antes de haber echado siquiera una espiga verde.

Pero la Parca es mi amiga. Me corre nomás para que tome impulso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada